Una oficina sin papel es más ecológica

En las oficinas el papel es un insumo absolutamente necesario para poder llevar a cabo las tareas diarias en la mayoría de las empresas y organizaciones públicas o privadas.

Pero esta situación genera un enorme costo ambiental global ya que se calcula que un oficinista puede producir 100 kilos de residuos de papel al año y que solo 6 resmas de papel se elaboran con 1 árbol.

Hay empresas que gastan mucho papel por el tipo de actividades que realizan  por lo que colaboran enormemente con el daño ambiental. Pero es posible disminuir drásticamente este recurso.

Para cambiar esta realidad desde hace algunos años comenzó una tendencia de reducir y hasta casi eliminar el uso del papel en las oficinas, se la conoce como oficina sin papel.

Es posible reducir hasta un 90% el consumo de papel en las oficinas, incluso hay empresas que se dedican a digitalizar los documentos y asesorar a las empresas como reducir el uso del papel.

Es absolutamente posible lograr una empresa, con mínimos consumo de papel, pero se requiere de un cambio en la gestión de las empresas así como la incorporación de criterios de ahorro.

El uso de formatos digitales debe ser ampliamente utilizado en las actividades de las empresas y solo se permitirá el papel para documentos muy importantes internos o externos. En lo posible se recomiende que se utilice papel reciclado para que haya un menor costo ambiental.

Las empresas deben comenzar a cuantificar la cantidad de papel que gastan y establecer normas y acciones para disminuir mes a mes el consumo de papel. La empresa puede hacerlo por su cuenta o buscar ayuda para hacerlo.

Al lograr una oficina sin papel se reduce la deforestación, el gasto de energía y agua así como se evita contaminación.

Si todas las empresas aplican la política de una oficina sin papeles se podrán lograr verdaderas mejoras ambientales globales.

Te puede interesar

Escribe un comentario