Una hoja artificial para producir energía

Hoja

La investigación sobre energías renovables está en pleno desarrollo. Un equipo de investigadores del MIT (Massachusetts Institute of Technology), dirigido por el profesor Daniel Nocera, ha desarrollado un procedimiento fotovoltaico sencillo, ingenioso y poco costoso.

¿Su nombre? La “hoja artificial”, es decir una superficie de silicio envuelta principalmente en cobalto y níquel. Basta con meter la hoja en agua para que, bajo la acción de los rayos del sol, los átomos de hidrógeno y de oxígeno del agua se separen.

Unas burbujas de gas remontan entonces a la superficie del agua: del lado del cobalto, son burbujas de dioxígeno, del otro lado, dihidrógeno. Si se separan herméticamente los dos lados, se pueden recuperar estos dos gases y almacenarlos. De esta forma podrían reutilizarse, por ejemplo, en una pila de combustible, que utilice la reacción química del hidrógeno combinado con el oxígeno, para transformarla en corriente eléctrica.

El rendimiento del procedimiento es todavía inferior al de la energía fotovoltaica clásica, pero más asequible. El silicio es en efecto el compuesto químico más abundante en la corteza terrestre después del oxígeno. El cobalto y el níquel, relativamente baratos, están presentes de momento, en gran cantidad. El cobalto es sin embargo citado entre las materias primas en riesgo de extinción por la Comisión Europea.

Te puede interesar


Escribe un comentario