Una casa rodeada de agua para economizar energía

Casa-agua

Una casa con muros llenos de agua: esta es la idea que ha probado un arquitecto húngaro. La inercia térmica y el poder aislante de estos paneles reduciría mucho el consumo de energía.

“Imaginad un edificio sin aislamiento, pero cuyo interior se beneficia de un equilibrio térmico ideal gracias a las propiedades del agua”, resume Matyas Gutai, 34 años, que desarrolla su proyecto y ha registrado la patente, paso a paso, desde hace 10 años.

Lejos de Ginebra, donde acaba de negociarse un preacuerdo preparatorio de la conferencia de París sobre el clima (COP21) para final de año, el inventor ha construido un prototipo en su ciudad natal, Kecskemet, en el sur de Budapest.

La mayoría de las paredes del edificio son paneles de vidrio doblados, cuyos intervalos están llenos de agua. Expuestos al sol, estos absorben el calor. El agua lo restituye cuando el tiempo se vuelve frío, como si fuera un convector. La necesidad de fuentes de calor exteriores, y por lo tanto el consumo de energía, se ven limitados. La concepción de la “casa de agua” permite un excelente aislamiento, a pesar de que las paredes tan sólo miden cinco centímetros de grosor, un ahorro suplementario, esta vez en materiales de construcción.

Te puede interesar

Escribe un comentario