Un vuelo Toulouse-Orly de Air France con 10 % de biocarburante

Air France

La operación bautizada Lab’line, que consiste en realizar un vuelo Toulouse-Orly en un aparato de Air France que utiliza un biocarburante a base de caña de azúcar como complemento del queroseno, se inscribe en una política general de desarrollo sostenible.

El transporte aéreo es muy criticado, a pesar de que sólo representa el 2 % de las emisiones de CO2, menos que la industria de la informática y de las telecomunicaciones, el presidente destacó que constructores, y compañías estaban siendo movilizados para reducir la contaminación de la industria, porque el transporte aéreo está en crecimiento continuo. A cada generación de aviones, las emisiones se ven reducidas en 15 %.

En cuanto al recurso de los biocarburantes, el patrón de Air France dice que no deben entrar en conflicto con los usos agroalimentarios. “El biocarburante que utilizamos es producido por una filial de Total en Brasil a partir de la pulpa de caña, pero esperamos poder utilizar pronto los residuos de la prensa”.

Gagey recordó que el grupo Aire France-KLM era líder en el desarrollo sostenible ya que la filial neerlandesa ya había experimentado con carburantes que incorporaban aceites de fritura.

Cada año, una vez a la semana, un vuelo Toulouse-París llevará un 10 % de biocarburante en el marco del experimento Lab’line, y los pasajeros recibirán muchas informaciones sobre las innovaciones de cara a un transporte aéreo verde.

Cuando se quema, el biocarburante suelta tanto CO2 como el queroseno, pero el responsable de las energías de Air France, Hervé Duchamps, asegura que “la producción de esta molécula emite un 80 % menos de CO2 que el queroseno”.

El patrón de Air France añadió que el grupo continúa trabajando para un transporte aéreo siempre más verde, en línea con sus socios: DGAC, Total, Safran, Amyris y Airbus.

Te puede interesar

Escribe un comentario