Un teleférico urbano gigante para cambiar la vida en La Paz

teleferico-periferico

Unas cimas con nieves eternas como decorado, la gran ciudad de La Paz que se extiende por debajo de las montañas, el majestuoso glacial Illimani como telón de fondo… Ciertamente es difícil no quedar extasiado frente a un espectáculo que se ofrece indescriptible desde el teleférico que une desde el viernes 30 de mayo la capital administrativa boliviana con la población vecina de El Alto.

“Es hermoso” dice una mujer que admira el paisaje como si lo viera por primera vez. La comerciante siempre ha vivido en El Alto, ese inmenso lugar situado a más de 4000 metros de altura sobre una gran meseta que domina la ciudad de La Paz.

En menos de diez minutos, la comerciante ha recorrido los tres kilómetros que separan la estación del “16 de julio” de El Alto de la estación central, situada en el centro histórico de La Paz. Un trayecto que hasta ahora tenía que realizar en minibus en treinta minutos, e incluso una hora.

Es complicado evaluar el tiempo perdido en los transportes públicos por parte de los habitantes de La Paz y de El Alto, por lo mucho que se depende del tráfico, pero también por las manifestaciones que bloquean regularmente la gran carretera sinuosa, el eje principal y casi único que une las dos ciudades, que son más que simples vecinas.

Te puede interesar

Escribe un comentario