Un paso importante en la ONU para la protección de altamar

Alta mar

Es poco conocida, pero representa la mitad del planeta. Alta mar designa a ese inmenso espacio que se extiende más allá de las zonas marítimas establecidas por las jurisdicciones nacionales,​es decir dos tercios de los océanos. Hoy en día representa una especie del Far West sin reglas, pero susceptible de alimentar muchas vidas. Durante la conferencia que se ha desarrollado por las Naciones Unidas y que terminó el pasado 23 de enero en Nueva York, después de cuatro días de deliberaciones, una amplia mayoría de los estados decidió que era tiempo de comenzar las negociaciones diplomáticas con el fin de conseguir algún día, definir cómo proteger la biodiversidad marina.

Boom de las explotaciones mineras en aguas profundas, sobrepesca, sin contar con lo esencial del tráfico de mercancías mundiales: frente a las múltiples amenazas, el avance puede parecer modesto o un tanto tardío. Sin embargo ya ha sido objeto de varios años de debate. El grupo de trabajo prefijó cómo fichar los límites en la próxima Asamblea General de la ONU en el mes de septiembre, y se reunió tres veces para conseguir alcanzar este sencillo punto de partida. Se ha tenido que tener en cuenta la oposición de los Estados Unidos y de Rusia, que siguen siendo hostiles a este proceso y votaron en contra.

Por el contrario, la Unión Europea, varios países africanos, sudamericanos, y la región del Caribe se mostraron como motores para obtener luz verde. Pero todavía queda mucho por hacer antes de llegar a un acuerdo.

La cuestión de la buena salud de los océanos debería legítimamente ocupar un amplio sitio en la escena internacional como preludio a la venta y una conferencia sobre Cambio Climático que tendrá lugar en París a finales de año. El mundo marino es un pulmón para el planeta, produce la mitad de nuestro oxígeno, pero sus ecosistemas están perturbados por el calentamiento y la acidificación del agua. La presión crece sobre los gobiernos para que alcancen un mínimo de acuerdo sobre una gestión sostenible de los recursos marinos.

Te puede interesar

Escribe un comentario