Un papel electrónico transparente que saca la energía del tacto

Papel transparente

Explotando el principio de la inducción electrostática, un equipo de investigadores norteamericanos y chinos ha creado un papel electrónico transparente autoalimentado. El simple tacto produce la electricidad necesaria para hacer funcionar una pequeña pantalla a base de cristales líquidos. Este material podría servir para múltiples aplicaciones, pantallas flexibles, libros electrónicos, piel artificial o dispositivos para proteger los bienes de un robo, por ejemplo.

La madera, y particularmente las nanofibras de celulosa, que se pueden extraer, forman parte de la avanzadilla de la química verde. Recientemente, este material que es a la vez transparente, flexible y biodegradable ha sido actualizado después de que los investigadores de la Universidad de Wisconsin y del laboratorio de productos de la agricultura y del bosque hayan demostrado que podría servir de sustrato a los chips electrónicos.

Las propiedades de las nanofibras de celulosa son también un soporte para la elaboración del papel electrónico que puede servir para fabricar pantallas flexibles, transistores o antenas destinadas a la electrónica nómada y a la ropa inteligente.

Reemplazar el cristal, el plástico y otros materiales no biodegradables por este tipo de papel a modo de sustrato para los circuitos electrónicos, es evidentemente deseable desde un punto de vista ecológico. Sin embargo conviene encontrar todavía una fuente de alimentación que sea verde, sin pilas ni baterías.

Investigadores de la Universidad de Maryland, en los Estados Unidos, y de la Universidad de Ciencias y Tecnología de Huazhong, en China, tienen una pista potencialmente prometedora. Han elaborado un papel electrónico transparente y flexible que puede generar energía eléctrica a partir del tacto del usuario.

Te puede interesar

Escribe un comentario