Un laboratorio volante para analizar la calidad del aire de París

Contaminacion

Conjugar turismo y ciencia: esta es la vocación del Ballon Air de París. Instalado en el parque André Citroën en el distrito 15 de París, globo de 22 metros de diámetro y de 32 metros de altura sube hasta 150 metros por el aire, pero sin soltarse del suelo.

No sólo ofrece la posibilidad de tener una bonita vista sobre los monumentos de la ciudad, o de enseñar a los niños cómo funciona un globo de helio. Además cumple otra misión específica y científica. Equipado con bombillas LED alimentadas con un textil fotovoltaico fijado en su punta el globo informa en tiempo real de la calidad del aire medido a partir de dieciséis estaciones Airparif instaladas en la ciudad.

Dos series de pictogramas dibujados sobre su envoltorio indican, a través de una paleta de colores que van del verde al rojo, el nivel de contaminación del aire de la ciudad de París.

En la primavera de 2013, este globo que acoge cada año a 60.000 visitantes se ha convertido en un verdadero laboratorio de análisis de la composición del aire. A bordo dispone de un LOAC (Light Optical Aerosol Counter), un pequeño aparato láser puesto a punto en asociación con un equipo del CNRS, que contabiliza las partículas de 10 micrómetros (PM10) hasta un micrómetro (PM1), e incluso las de 200 nanómetros (PM0,2), partículas ultrafinas rara vez medidas y que son muy peligrosas para la salud.

Te puede interesar


Escribe un comentario