Un estudio de 18 años revela como de perjudiciales son los pesticidas para las abejas

Abejas

Por años, ha existido la sospecha de que una clase de pesticidas conocidos como los neonicotinoides son perjudiciales para las abejas. Los químicos, que los granjeros han usado para sus semillas para mantenerlas intactas de insectos que perjudican sus cosechas, están entre los más usados.

Pero son los ecologistas los que ahora están preocupados que estos químicos afecten a los insectos que ayudan a esas cosechas, las abejas. Los polinizadores han estado desapareciendo misteriosamente en lo que se ha llamado como un problema de colapso de colonias, a lo que los científicos creen que los neonicotinoides están contribuyendo a ello.

Es un grave problema, ya que la polinización de las abejas es de un enorme valor para las cosechas. Comercialmente las abejas han producido cerca de 15.000 millones de dólares en valor solamente para Estados Unidos y las que se encuentran de forma salvaje otros 9.000 millones.

Hay un estudio que, finalmente, ha encontrado que los efectos de los neonicotinoides tienen que ver con la desaparición de las abejas en estado salvaje. Ha sido llevado a cabo en 62 distintas especies de abejas en el Reino Unido.

Tiene su gran importancia, porque solamente tres especies de abejas están en una relación cercana con los apicultores y usadas de forma comercial; los expertos creen que hay cerca de 250 especies salvajes en el Reino Unido y 4.000 en Estados Unidos.

Ese estudio, que fue publicado el 16 de agosto en Nature Communications, ha estado observando durante 18 años los efectos de esos químicos antes de que fueran introducidos en 2012. Éste recoge que, para unas cuantas abejas, una quinta parte de su población se reduce debido a los neonicotinoides. No es lo único suficiente para eliminar a las abejas, sino que también se puede sumar una serie de factores que están perjudicando a este polinizador como es el cambio climático, las diferencias en cómo usamos las tierras y las plantas de las que pueden tomar el néctar.

Te puede interesar

Escribe un comentario