Un cristal electrocromático autoalimentado

Cristal electrocromatico

En Singapur, un equipo de la universidad de tecnología de Nanyang ha puesto a punto un cristal electrocromático que puede oscurecerse o aclararse sin necesidad de una fuente de alimentación externa. Es capaz de almacenar un poco de energía.

Actualmente, los cristales tintados que encontramos en el mercado son, bien permanentes y no se adaptan a los cambios de luz, bien electrocromáticos, con una alimentación externa. Pero unos investigadores de la universidad de tecnología de Nanyang (Singapur) han conseguido crear un cristal cuya intensidad de color puede variar y sin consumir electricidad. Todavía más, el sistema puede almacenar energía y restituirla en pequeñas dispositivos electrónicos de tipo LED.

En su artículo científico consagrado a esta innovación (publicado en la revista Nature Communications), los científicos explican que su cristal electrocromático puede pasar de un azul oscuro a pleno día, para reducir la penetración luminosa en un 50%, a un color transparente, cuando cae la noche. “Nuestra ventana electrocromática es bifuncional, puesto que al mismo tiempo es una batería de electrolito. Se carga y cambia al azul cuando el oxígeno está presente en el electrolito. En otros términos, respira”, explica el profesor Sun Xiaowei que está en el origen de este proyecto.

Te puede interesar

Escribe un comentario