Un alga puede transformar la contaminación en biocarburante

 Algas

¿Un biocarburante fabricado a partir de la contaminación industrial? La idea no es nueva, pero el procedimiento es complejo, esencialmente por culpa del monóxido de azote. Este gas inhibe el desarrollo de las microalgas consumidoras de dióxido de carbono, y por lo tanto de las buenas candidatas para el proceso. La microalga Heterosigma akashiwo parece distinguirse del lote.

Producir un biocarburante a partir de la contaminación industrial sería posible. La microalga Heterosigma akashiwo es prometedora, tanto para la reducción de la contaminación de las centrales como para la elaboración de biocarburante. El dióxido de carbono y los óxidos de azote estimulan su crecimiento, el alga crece y aumenta de tamaño dos veces más rápido gracias a su presencia. Produce por otro lado una fuerte tasa de hidratos de carbono, que se sabe convertir en biocarburante para coches.

La actividad industrial inyecta en masa en el atmósfera dióxido de carbono, potente gas de efecto invernadero y monóxido de azote. Este gas tóxico atraviesa fácilmente las membranas celulares, se difunde a través del citoplasma y reacciona en el interior de la célula conllevando la fabricación de una serie de productos citotóxicos.

En general, las fuertes concentraciones de monóxido de carbono inhiben el desarrollo de las microalgas, haciéndolas ineficaces a la producción de biocarburante a partir de emisiones gaseosas industriales. No obstante, la Heterosigma akashiwo se distingue del resto de alga porque es capaz de neutralizar el monóxido de azote, lo que parece estimular su floración.

 Más información – La fermentación de los residuos o biogás

Te puede interesar

Escribe un comentario