Tres estudiantes crean una lavadora que recicla su propia agua

Tres estudiantes de posgrado han inventado un filtro que permite a las lavadoras reutilizar el 95 por ciento del agua usada en cada carga. Una innovadora propuesta que podría ahorrar mucha agua a los hogares.

En el MIT Water Innovation Prize se invita a todo tipo de concursantes del planeta para mostrar su dispositivo para la conversación del agua para que un elenco de jueces decidan quién se ha de llevar el premio de 30.000 dólares. Uno de los tres ganadores fue esta nueva máquina lavadora que podría cambiar mucho las cosas sobre el uso del agua cuando se lava.

AquaFresco, así es como se denomina a esta lavadora, fue creada por Sasha Huang, Alina Rwei y Chris Lai, quienes estudian ingeniería y ciencia. Cuando la competición se abrió en su especialidad, desarrollaron el prototipo que se convertiría en AguaFresco. En el proceso de desarrollo se convirtieron en unos expertos en el consumo de agua asociado a la lavandería.

Aunque las lavadoras ahora mismo son más eficientes, todavía llegan a utilizar 75 litros de agua para lavar la ropa. Aparte de que hay que contar con el problema del detergente, justamente uno de las mayores fuentes de contaminantes a los ríos. Lo que convierte a las actuales lavadoras como no sostenibles con el entorno o medio ambiente.

AquaFresco

Lo que hace AquaFresco es filtrar la pequeña cantidad de residuos y recicla el agua limpia y el detergente para los próximos ciclos de lavado. Si funciona tal como esperan Huang, Rewi y Lai, se podría utilizar esencialmente la misma cantidad de agua para lavar la ropa durante seis meses. Esto significaría en una mínima cantidad de detergente la que llegaría a los ríos.

La ciencia detrás de AquaFresco tiene que ver con la reducción de la energía en la superficie entre el agua y el residuo. Usa un sistema de filtración-absorción, al revés que otros filtros que utilizan una red fina para separar el desperdicio por tamaño. La arandela de salida se conecta a la entrada del filtro de AquaFresco, y el agua residual va a través del filtro, sale de la unidad de filtración y vuelve a la lavadora para volver a realizar un ciclo de lavado.

Para probar lo efectivo que es el sistema, los creadores se han enfocado en la industria turística, donde los hoteles utilizar una mayor cantidad de agua y un mayor volumen de ropa a lavar, a la vez que son muy estrictos en la limpieza.

El dinero que ganaron en el premio del MIT, lo usaron para crear un prototipo para hoteles pequeños y hogares. También han sido contactados por la NASA, que gasta millones de dólares en llevar nuevos atuendos a los astronautas en la estación espacial.

Te puede interesar

Escribe un comentario