Tres años después de la catástrofe nuclear de Fukushima

 Fukushima

Tres años después del seísmo y del tsunami que devastaron la central nuclear de Fukushima, el pasado 11 de marzo de 2011, la amenaza radioactiva sigue estando presente en la central y en los territorios contaminados.

Las obras previstas para cuatro años, no han hecho más que comenzar. La prioridad es la de vaciar de sus combustibles las piscinas de enfriamiento. En noviembre de 2013, Tepco comenzó la extracción de los 1533 ensamblajes de la piscina del reactor 4, el más cargado y el más peligroso por razón de los daños causados por una explosión de hidrógeno.

A comienzo de marzo, 418 ensamblajes fueron retirados y transferidos a la piscina común de la central. La operación debe continuarse hasta finales de año. El vaciado de la piscina del reactor 3 debería comenzar a mediados de 2015. El de las piscinas de los reactores 1 y 2 no está programado para antes de 2017.

La segunda etapa, la más difícil, sería la extracción de los núcleos de los reactores 1, 2 y 3, que se fundieron justo después del accidente, perforando la cubas. Formaron un magma extremadamente radioactivo, cuya retirada requerirá unos robots y unas condiciones especiales, y después una solución de almacenamiento a largo plazo.

Las tres unidades contendrían 1496 ensamblajes, es de 257 toneladas de combustible. Una intervención de esta envergadura no se ha realizado todavía en ninguna parte del mundo, y Tepco no prevé comenzar con ella antes del año 2020.

En resumen, el desmantelamiento completo debería estar terminado para mediados de siglo…

Te puede interesar

Escribe un comentario