Tokyo se compromete a cerrar unos reactores nucleares

Fukushima

Privado desde hace meses de energía nuclear, Japón se lanza en el desmantelamiento de las instalaciones atómicas envejecidas, precipitado por el desastre de marzo de 2011 que ya ha cerrado los seis reactores de la central accidentada de Fukushima Dai-ichi y ocasionado la parada de 48 reactores nucleares del archipiélago.

El pasado martes, la compañía de electricidad Kansai Electric Power optó por la demolición de dos de sus reactores demasiado viejos y cuya prolongación de vida sería demasiado costosa. En realidad prevé deshacerse de las unidades de Mihama 1 y 2 respectivamente, explotadas desde 1970 y 1972, en la región de Fukui (oeste) donde se encuentran varias centrales nucleares.

La sociedad Japan Atomic Power Company también ha decidido el desmantelamiento de Tsuruga 1 (de 1970), también en el Oeste. Otras dos compañías regionales, Chubu Electric Power y Kyushu Electric Power, podrían anunciar en breve resoluciones similares para sus unidades respectivas Shimane 1 (1974) y Genkai (1975).

Desde el drama de Fukushima, los reactores nucleares de Japón no deben funcionar más de cuatro decenios. Pero, siguiendo unos buenos controles y modificaciones técnicas, pueden, en teoría, obtener una derogación para veinte años suplementarios.

Te puede interesar

Escribe un comentario