Tokyo quiere retomar la caza comercial de ballenas

caza-ballenas

La prohibición de Naciones Unidas no sirve de nada: Tokyo mantiene que la caza de ballena forma parte de la “cultura japonesa”. A pesar del veredicto de la ONU prohibiendo a su país la pesca en el Antártico, el primer ministro japonés ha indicado que su “objetivo es retomar la caza comercial a través de investigaciones sobre cetáceos con el fin de tener datos científicos necesarios para la gestión de recursos balleneros“.

El primer ministro japonés ha prometido “acentuar los esfuerzos para que nuestra posición sea comprendida por la comunidad internacional”. Shinzo Abe ha incluso evocado los servicios religiosos que honran a las ballenas tras cada campaña de caza para justificar el derecho de Japón a relanzar este tipo de caza.

Comercializar esta carne “no viola en nada la ley internacional o nacional”, ha declarado ante la misma comisión parlamentaria el ministro de agricultura y pesca, Yoshimasa Hayashi, un ferviente defensor de la caza de cetáceos. A pesar de un consumo de carne de ballena cada vez menos importante en Japón, un sondeo ha revelado que un 60% de los japoneses están a favor de la caza de ballenas.

Tokyo había anunciado su intención de respetar la prohibición. Ha anulado la campaña 2014-2015 prevista en el Antártico pero ha precisado que contaba con revisar su programa “científico” para someterlo al CBI el próximo otoño. La caza continúa en el Pacífico noroeste, oficialmente por motivos “científicos”, así como en aguas costeras japonesas, que se salen por su parte de las zonas concernidas por la moratoria de 1986.

Te puede interesar


Escribe un comentario