Solar Impulse aterriza en Sevilla después de cruzar el Atlántico

Solar Impulse

Solar Impulse es un avión solar del que hemos venido hablando en varias ocasiones por demostrar que otro tipo de aviación es posible si se pone las ganas suficientes. Un avión que se vale de paneles solares para obtener la energía suficiente para planear por los cielos y así dar la vuelta a todo el mundo si así se lo propone.

Hoy mismo ha aterrizado en el aeropuerto de Sevilla, una de las últimas etapas en la primera vuelta al mundo con Bertrand Piccard al mano de este avión tan especial por propulsar las energías limpias y como se puede dibujar otro mundo si realmente se quiere. Esa vuelta al mundo ya ha visto 14 etapas realizadas desde que partió de Omán y en las que ha pasado por India, China, Japón y Estados Unidos.

La gran idea de Bertrand Piccard y André Borschberg es demostrar a todo el planeta que las energías renovables pueden valer para suministrar de la energía suficiente al mundo. Un avión que se vale de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y que es el propio príncipe en persona el que sigue la evolución de la primera vuelta al mundo en avión con energía limpia.

El avión monoplaza está fabricando en fibra de carbono, cuenta con 72 metros de envergadura y tiene un peso de 2.300 kilos. Las 17.248 células solares que tiene en sus alas y las cuatro baterías, de 13,5 kW y 17,17,5 cv cada una, le sirven para propulsar las hélices que se mueven únicamente con esta fuente de energía limpia que es la solar.

Por el día es capaz de ahorrar la energía suficiente que usará por la noche gracias a sus baterías. Digamos que el Si2 es el avión solar con autonomía de vuelo ilimitada, lo que teóricamente nos lleva ante un vehículo que podría volar de forma indefinida, solamente limitado por el piloto.

Te puede interesar

Escribe un comentario