Solar Impulse 2, un avión solar para dar la vuelta al mundo

 Solar Impulse 2

Volar sin carburante pero con los rayos del sol como única fuente de energía de propulsión, hasta cinco días y cinco noches, con un solo piloto a bordo, y todo por intentar dar una vuelta al mundo por etapas: este es el objetivo de Solar Impulse 2 (SI2).

Este avión solar tiene una envergadura mayor que un Boeing 747, pero es ligero como un coche grande (2,3 toneladas), creado por el suizo Bertrand Piccard y el piloto André Borschberg. El modelo fue presentado el 9 de abril en la base militar de Payerne, en Suiza. Sin ser absolutamente revolucionario en el plano científico. está equipado con diversas tecnologías de las más innovadoras utilizadas con la finalidad de economizar peso.

El ala, por ejemplo, ha sido fabricada con fibras de carbono. “Era necesario que fuera más resistente que la del primer avión, el HB-SIA, puesto que iremos algo más rápido, 90 km/h como máximo, frente a los 65 km/h del prototipo, pero también proporcionalmente más ligera”, explica André Borschberg.

En colaboración con la sociedad North TPT e inspirándose en las tecnologías aplicadas en el mundo de la vela, el equipo de montaje de Decision SA en Ecublens, de donde salieron el catamarán Alinghi para la Copa de América 2011, ha fabricado el 83% de las piezas del esqueleto del avión, desarrollando unas láminas de fibra de carbono que no pesan más de 25 g/m2. En comparación, una hoja de papel ordinaria pesa 80 g/m2.

Te puede interesar


Escribe un comentario