Sol y bacterias para fabricar carburante

el-sol

Muchos son los investigadores que trabajan en la concepción de una hoja artificial capaz de reproducir el fenómeno natural de la fotosíntesis. Un equipo de la Universidad de Harvard ha ido más lejos. Ha puesto a punto una hoja biónica que permite, con ayuda de bacterias, producir un carburante líquido a partir de energía solar.

La evolución ha tardado 2,6 mil millones de años en conseguirlo. Los equipos de investigadores de la Universidad de Harvard han tardado apenas un año y medio… Y sus resultados han sido publicados a comienzos de año en los Pnas. Han puesto a punto un sistema que designan con el término de hoja biónica. El procedimiento utiliza una hoja artificial y bacterias para convertir la energía solar en carburante líquido. El conjunto con una eficacia del 1%, eficacia comparable a la de la fotosíntesis natural.

A lo largo de la evolución, las plantas han aprendido a transformar la energía solar para nutrirse. Más recientemente, los investigadores han encontrado el medio de explotar esta energía. Gracias a células fotovoltaicas, han conseguido convertirla en electricidad. Pero esta producción es intermitente y mal adaptada a las necesidades de los consumidores.

Puesto que el sol no brilla a voluntad. Y como los medios de almacenamiento de la electricidad son escasos en eficacia y disponibilidad, los científicos han pensado utilizar la electricidad de origen solar para producir hidrógeno. El gas puede luego servir como carburante en las pilas de combustible. Pero aquí también se dan de bruces con las dificultades de despliegue de la tecnología.

Te puede interesar

Escribe un comentario