Sectores de biocarburantes y biomasa obtienen aprobación de siete protocolos de certificación de sostenibilidad

El sector de los biocombustibles ha visto adelantada una asignatura que tenía pendiente y es que la Comisión Europea ha dado la luz verde a siete protocolos de certificación de sostenibilidad para la producción responsable de biocarburantes.

Las categorías de preservación de medio ambiente observa hasta qué punto la producción de biocarburantes impactan sobre su entorno natural en cuanto a suelos afectados, consumo de energía, impacto mínimo sobre la biodiversidad de la zona, equilibrio entre producción agrícola destinada a la producción de biocarburantes y la producción de alimentos para el consumo humano, entre otros.

A pesar de que hace unos meses Bruselas se negaba a reconocer criterios de sostenibilidad para la biomasa (suponemos que por las connotaciones socio-políticas que ello tiene), ha aprobado recientemente estos protocolos en los cuales dos están orientados a certificar la sostenibilidad de la biomasa y el resto están referidos a la certificación de biocombustibles líquidos.

Ciertamente hemos asistido a una presión internacional exigiendo el control de la producción agrícola destinada a la generación de materia prima para los biocarburantes, incluso grupos de presión, a nivel internacional, reclaman insistentemente un control sobre estas actividades que pueden producir la disminución de los suelos agrícolas para la producción de la alimentación humana, sobre todo en los países pobres, el caso de los campos de arroz en el continente asiático,  se ha convertido en un emblema de esta causa.

Otras razones aluden al mercadeo y a las finanzas de las productoras de biocarburantes ya que sólo las certificadas por su gestión sostenible podrán acceder a subvenciones y ayudas.

En territorio español, Abengoa ha logrado el visto bueno de su propio protocolo de certificación de gestión sostenible en la producción de biocarburantes.

La documentación sobre los protocolos de certificación están disponibles en la página web de la Comisión Europea.

Te puede interesar


Escribe un comentario