Se suspende la pesca de tiburones en la reserva de la isla de la Reunión

Tiburon

El Estado autorizada la pesca de un número ilimitado de tiburones tigre en una de las zonas más protegidas de la Reserva Natural Marina de la isla de la Reunión, hasta el 31 de diciembre de 2016. No obstante, el Tribunal Administrativo ha suspendido está autorización y ha puesto fin a este tipo de pesca.

El juez consideró que las consultas necesarias para la adopción de esta medida no habían sido correctamente realizadas, lo que fragilizaba el fundamento científico de este tipo de pesca. En efecto, el prefecto no sometió su decisión a ningún consejo científico digno de este nombre, de manera que ningún protocolo se marcaba metódicamente con relación a este tipo de pesca de tiburones.

Una decisión anticientífica

A través de los medios, los científicos de la Reserva Marina de la isla de la Reunión tuvieron la ocasión de expresar su oposición a esta pesca en medio de un espacio natural rico, y aún en construcción, y por lo tanto particularmente frágil. De toda evidencia, una pesca de este tipo en un espacio protegido va en contra de los intereses ecológicos de la reserva que tiene por misión oficial preservar cualquier especie, puesto que las interrelaciones son muy fuertes entre la fauna piscícola y los corales constructores.

El Comité de Pesca es la estructura encargada de llevar a cabo el programa, sin embargo, estos especialistas de las técnicas de la pesca, que no son científicos, conciben el programa, lo ponen en marcha, y lo controlan. Las conclusiones que sacan de sus propios análisis no presentan ninguna imparcialidad y credibilidad científica. Por lo tanto, basándose en estas conclusiones, el prefecto autorizó la captura de tiburones en el corazón de un espacio marino protegido, en sí mismo precioso para la economía y el turismo.

Recordemos que son muchas las especies de tiburones, especies claves en el ecosistema y las cadenas alimenticias de los océanos, que se ven amenazadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Capturarlos sin ningún tipo de estudio en cuanto a su población, sus movimientos y sus comportamientos provoca necesariamente consecuencias para el conjunto del equilibrio del océano, y de manera particular para el espacio costero de la isla de la Reunión, de hecho muy fragilizado.

Te puede interesar

Escribe un comentario