Se reducirán a la mitad las emisiones en Valencia por transporte urbano

Joan-Ribo

Valencia se ha impuesto un objetivo un poco o demasiado ambicioso, pero que, realmente se puede conseguir.  Para poder llevarlo a cabo se debe de modificar el marco de referencia, exigiendo políticas de movilidad y de urbanismo más sostenibles en los próximos años.

Casi la mitad de todas las emisiones de gases de efecto invernadero que se vierten al cielo de valencia son a causa del transporte urbano. El tránsito de vehículos a las horas puntas del día, los atascos, las retenciones, etc. Provocan picos de concentración de gases nocivos para la salud humana.

Para llevar toda esta ambición a la realidad, Joan Ribó, alcalde de Valencia, ha firmado con su puño y letra una carta en la que se compromete a reducir a la mitad los gases emitidos por los transportes urbanos para el año 2030 respecto a los niveles de emisiones del 2012. En cuestión de comparación, es como reducir un 25% el total de todas las emisiones.

En la carta y en el compromiso, también se ha unido el concejal delegado de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

“Este objetivo, ambicioso pero viable, será por tanto el marco de referencia que rija las políticas de movilidad y urbanísticas que se aprueben en los próximos años en el municipio, y provocará un cambio significativo en la movilidad de Valencia respecto de la situación actual.”

Uno de los beneficios de reducir las emisiones de gases es que mejorará el clima en las ciudades, pero no sólo es el único beneficio sino que mejorará la calidad de vida de los valencianos. Una de las condiciones establecidas para poder alcanzar ese objetivo es la reducción del número de vehículos que transiten las calzadas. Ello conllevará mejoras de calidad de vida en cuanto al aire que se respira, menores niveles de ruido y por supuesto menores accidentes de tráfico.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario