Se reduce el consumo de energía en trenes gracias a un nuevo modelo

trenes-energía

Este nuevo modelo computacional se está desarrollando por la Universidad Politécnica de Valencia. Dicho modelo contribuye a reducir el consumo energético de las redes ferroviarias generando un ahorro en energía entre un 15% y un 20%.

Para poder desarrollar el modelo computacional, Ricardo Insa, Doctor Ingeniero de Caminos, lidera un equipo de investigadores del Instituto de Transporte y Territorio (UPV). En el intervalo de dos meses han estado haciendo mediciones del consumo energético de los trenes. Para ello, han equipado a los trenes con distintos tipos de dispositivos registros.

Para poder medir el gasto energético y la eficiencia en el uso de las prestaciones, se colocaban tres equipos medidores. Uno de ellos, conectado al pantógrafo, media cuanta energía total recibía y absorbía el tren. El segundo medidor hacía registros sobre el consumo de energía de los aparatos de servicio auxiliar como aire acondicionado, calefacción, luz, puertas, videocámaras, etc. El tercero medía el consumo de energía de las resistencias de los trenes.

Con esos tres medidores, se podía saber el consumo de energía total del tren desde un punto a otro. Para poder reducir el consumo de energía de los trenes en los trayectos que realizan a diario, Ignacio Villalba, un investigador del UPV, estudió las curvas de velocidad del tren. Esto permite conocer la velocidad óptima que debe de llevar el tren de un trayecto a otro en cada curva para reducir el consumo de energía.

Para conseguir esta reducción se deben reprogramar los trenes para reducir las marchas y los perfiles de velocidad, ya que, al menos los trenes subterráneos, circulan en modo automático. Sin embargo, para la conducción manual, como es la de superficie, se le deben de dar pautas a los conductores para que se ciñan a las velocidades óptimas de cada tramo, y así reducir la energía consumida en los trayectos. Entre esas pautas entran los perfiles de velocidad, los patrones de frenados y acelerados, etc.

“Se trata de que los nuevos perfiles de velocidades obtenidos en el modelo sean aplicados durante el funcionamiento normal, permitiendo analizar si los ahorros teóricos obtenidos en el modelo se producen en la práctica” Añadió Villalba.

Te puede interesar

Escribe un comentario