Se detecta un exceso de uranio radiactivo en el Mediterráneo noroccidental

Mediterráneo

En una columna de agua estudiada por el Centro Nacional de Aceleradores (CNA), se ha descubierto una cantidad de uranio-236 que excede en un factor de 2,5 a la de otras regiones similares en la misma latitud.

Este estudio ha sido publicado en la revista Science of the Total Environment y en él se ha analizado los niveles de este isótopo radiactivo en la estación oceanográfica DYFAMED que se encuentra ubicada en el mar de Liguria, una región del Mar Mediterráneo que se encuentra entre la Riviera italiana y la isla de Córcega.

En el estudio se intenta encontrar las fuentes locales y regionales de uranio-236 que han afectado a las aguas y sedimentos de la zona, al igual que a los procesos naturales que se habrían visto afectados por el fenómeno llamado como fallout global, aquellos radioactivos liberados por aerosoles durante las pruebas nucleares atmosféricas entre los años 40 y 80.

Estamos ante un isótopo radiactivo que tiene un periodo de semidesintegración de 23,4 millones de años y que se trata de un radioisótopo sintético, lo que viene a ser uno que no se encuentra de forma natural en la Tierra y que ha sido creado a través de esas reacciones nucleares. Éste se encuentra normalmente en las emisiones de los reactores nucleares, ya sean accidentales o controladas.

Este estudio es el primero que muestra datos del uranio-236 en el Mar Mediterráneo y los primeros obtenidos con el sistema de AMS de 1 MV del CNA. Lo que recoge finalmente el estudio es que en esa zona existen fuentes adicionales del isótopo y que entre las mismas podrían ser las causantes aquellas emisiones controladas de la planta de reprocesamiento de combustible nuclear de Marcoule, en Francia; el accidente de Chernobyl; o de operaciones derivadas de las plantas nucleares ubicadas en la cuenca Mediterránea.

De todas formas se necesitan más estudios para averiguar el origen del exceso del uranio-236.

Te puede interesar

Escribe un comentario