Se desarrolla una nueva enzima que ayuda a acelerar la descomposición de la biomasa.

Gracias a investigadores y científicos noruegos, han podido desarrollar una nueva enzima que ayuda a acelerar la descomposición de la biomasa, acelera su productividad y reduce los costes.

Otra principal ventaja, es que reduce la cantidad de producción de cultivos que se destinaban únicamente a producir biocombustibles, hecho que era muy criticado.

Investigadores de la University of Life Sciences de Noruega, afirman con este desarrollo, que materiales como residuos, cáscaras de gambas o ramas, son materiales que servirían perfectamente para la producción de biocombustibles, reduciendo así el cultivo de vegetales con amplio contenido proteínico y vitamínico apto para el consumo, tanto para personas como para animales.

Gracias a esta enzima, se acelera la descomposición de la biomasa, de origen marino o terrestre, en cual se obtiene metano y etanol. Aunque parezca tarea sencilla, en teoría se pueden descomponer los múltiples materiales naturales de cultivo destinados a la biomasa, como colza o maíz, pero acelerar esta descomposición, en la práctica era muy difícil, hecho que ya ha dado lugar a una enzima de resultado.

La enzima, ayuda degenerar, por ejemplo, azucares compuestos en las cáscaras de gambas, denominada la quitina,  lo que ayuda a acelerar la descomposición. Así en diferentes componentes de materiales orgánicos o residuales que se destinaba la producción de biomateriales. Es un gran descubrimiento que ayudara a revolucionar la fabricación de biocombustibles.

El poder aprovechar incluso residuos, potenciara más a la ayuda medioambiental y su necesario cuidado. Se crea una nueva generación de biocombustibles.

Te puede interesar

Escribe un comentario