Salud y cambio climático, una llamada a la acción inmediata

Contaminacion

Actuar contra el cambio climático es a la vez una urgencia y la oportunidad de cumplir grandes progresos para la salud pública a lo largo del siglo XXI. Es en estos términos que el informe de la Comisión The Lancet sobre la salud y el cambio climático ofrece el desafío presentado a la humanidad. El documento ha sido redactado por un equipo universitario multidisciplinar europeo y chino.

El documento se inscribe en el marco de una colaboración entre The Lancet y la Universidad College de Londres que había redactado un primer informe en 2009 sobre la gestión de los efectos sanitarios del cambio climático. El informe de 2009 había identificado el cambio climático como la mayor amenaza mundial para la salud pública del siglo XXI. El informe de 2015 estima que los efectos del cambio climático son perceptibles hoy en día y las proyecciones para el futuro representan un riesgo potencialmente catastrófico de una amplitud inaceptable para la salud humana. 

Esto sería el resultado de los efectos directos del cambio climático que constituyen el crecimiento del estrés térmico, las inundaciones, las sequías y el aumento de acontecimientos extremos como tempestades. Pero se pueden añadir efectos indirectos, como la contaminación del aire, la extensión de enfermedades transmitidas por vectores, desplazamientos de poblaciones y patologías mentales como el estrés postraumático que provocan los acontecimientos climáticos extremos.

“Por esa razón hemos ido más allá de esta constatación para tratar las respuestas políticas destinadas a proteger y favorecer la salud pública, por ejemplo reduciendo el uso de emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el uso del carbón, concibiendo ciudades para gente y no para coches, favoreciendo los transportes activos”, dice uno de los autores de este informe.

Te puede interesar

Escribe un comentario