Rusia y China rechazan proteger mejor el Antártico

 Antártico

El nuevo round de las negociaciones sobre la creación de santuarios marinos en el Antártico, que terminó el pasado 1 de noviembre en Australia, volvió a concluir con un fracaso. China y Rusia pusieron obstáculos para la protección de las aguas del Océano Austral.

Se trata del tercer fracaso desde 2012, para la Convención sobre la conservación de la fauna y la flora marinas del Antártico, instancia creada en 1982 para administrar los recursos marinos del continente de hielo y que reagrupa a 24 Estados, más la Unión Europea.

Las aguas del Océano Austral alrededor del Antártico cobijan ecosistemas excepcionales en buena parte preservados de las actividades humanas, pero por desgracia amenazados por el desarrollo de la pesca y la navegación.

Los miembros de la Convención se reunieron en Hobart, en la isla australiana de Tasmania, para estudiar dos proyectos de santuarios con intención de crear una vasta reserva marina, equivalente a la extensión de la India, potencialmente la más extensa del mundo, poblada de cetáceos, mamíferos marinos, es decir no menos de 16.000 especies.

Los Estados Unidos y Nueva Zelanda proponían preservar una área de 1,25 millones de km2 en el mar de Ross, una inmensa bahía, del lado del Pacífico, bajo jurisdicción neozelandesa.

Francia, Australia, y Alemania recomendaban por su parte la creación de siete áreas marinas protegidas del lado del Océano Índico, sobre una extensión de 1,6 millones de Km2.

Pero Rusia y China se opusieron, retrasando hasta otoño de 2014 nuevas consultas. La Convención se reúne una vez al año, y todas las decisiones adoptadas se toman por consenso.

Más información – La vigilancia de los satélites sobre los océanos

Te puede interesar

Escribe un comentario