Rusia lanza la construcción de un gasoducto gigante hacia China

Gasoducto

En plena guerra del gas con Ucrania y tras las escalada de sanciones con los Occidentales, Vladimir Putin lanzó el pasado lunes 1 de septiembre, la construcción de un gasoducto a través del cual Rusia quiere exportar masivamente gas hacia China y así reequilibrar sus intercambios comerciales con Asia.

“Lanzamos el proyecto más grande de construcción en el mundo. No habrá otro mayor en un futuro próximo”, subrayó el presidente ruso, en el momento de una ceremonia en Yakutia, en Siberia oriental.

El gaseoducto “Fuerza de Siberia” -que medirá 4 000 kilómetros con una capacidad de 61 mil millones de metros cúbicos- debe permitir unir los yacimientos de Siberia oriental con la red gasera existente y prolongarla hacia el distrito del Lejano Oriente, hasta Jabarovsk y Vladivostok. Su construcción y la de las infraestructuras implicadas está estimada en 55 mil millones de dólares.

Sobre todo debe permitir a Moscú pagar el megacontrato que firmó en mayo con Pekín, después de diez años de negociaciones difíciles. En el programa: entregas de 38 mil millones de metros cúbicos al año a partir de 2018, por 400 mil millones de dólares durante treinta años. La construcción de la parte china debe comenzar a principios de 2015, según el viceprimer ministro Zhang Gaoli.

Las exportaciones de gas ruso se hacen actualmente hacia los países de la exURSS y de la Unión Europea. El acuerdo gasero corresponde a una voluntad de Moscú de reequilibrar su comercio exterior, actualmente girado hacia la UE, en favor de los países asiáticos.

Te puede interesar

Escribe un comentario