Residuos de la producción de Whisky generara energía

Escocia es uno de los mayores productores de whisky del mundo, pero este producto autóctono también puede ayudar a producir bionergia.

En este país se construirá una planta de biomasa combinada de calor y electricidad que comenzara a funcionar en el 2013. Las materias primas que utilizara será el orujo un residuo que quedan en los alambiques luego de la destilación del whisky y la cerveza, además de madera.

La madera no será totalmente local ya que no hay suficiente pero será de origen sustentable ya que lo que se busca que la planta sea ambientalmente sostenible.

Este proyecto se lo conoce como Rothes y consiste en quemar el orujo con asillas de madera para producir electricidad y de esta forma abastecer a aproximadamente 9.000 hogares. Tendrá una producción de aproximadamente 7,2 MW lo que equivale a 2 turbinas eólicas de gran tamaño.

En toda Escocia hay 100 destilerías de whisky por lo que es el sitio mas adecuado para aprovechar la biomasa como productor de energía e incluso combustible ya que hay proyectos que están trabajando en este aspecto también.

Escocia ha planteado su objetivo de lograr que el país utilice para el 2020 solo energía renovable, y esta trabajando para desarrollar esta meta.

Existe un importante apoyo de la comunidad frente a este proyecto y otros similares que buscan aprovechar la biomasa y residuos orgánicos para producir energía limpia.

Para el éxito de estos emprendimientos se requiere de la colaboración estatal, privado y de la ciudadanía para que pueda llevarse a largo plazo.

Es una gran iniciativa producir energía en base a un residuo de alguna industria ya que se solucionan 2 problemas en 1 por un lado la de los desechos y a la vez se genera electricidad.

Es posible lograr que cada país utilice fuentes de energías renovables de acuerdo a sus actividades económicas y condiciones climáticas y de esta manera sea autosuficiente energéticamente.

FUENTE: The guardian

Te puede interesar

Escribe un comentario