Rehabilitación energética de edificios y viviendas

Según la organización ecologista WWF es imprescindible para ayudar a combatir el cambio climático que se reduzca las emisiones y se ahorre energía en edificaciones.

La rehabilitación energética consiste en arreglar y mejorar el aislamiento térmico, equipamiento de las edificaciones para que sean más eficientes.

Mejorando las edificaciones se puede ahorrar hasta un 85% de la factura de electricidad.

La Unión Europea estima que alrededor del 40% del consumo eléctrico total corresponde a edificios y viviendas residenciales y comerciales. Además de producir mas del 30% de las emisiones de dióxido de carbono.

Es muy importante mejorar las construcciones ya existentes y además exigir a las nuevas construcciones que se inicien, sea más eficiente en cuestiones energéticas para aprobarlas.

Para el año 2020 la Unión Europea tiene como objetivo reducir significativamente las emisiones de dióxido de carbono producidos por la baja eficiencia energética de viviendas y edificaciones comerciales.

Algunos de los aspectos más relevantes de la rehabilitación energética consisten en mejorar el aislamiento de puertas, ventanas y otros espacios para mantener y aprovechar mejor la climatización.

Lograr el recambio de la iluminación convencional por LED o lámparas de bajo consumo, mejor aprovechamiento de la luz solar, utilización de energías renovables como la colocación de paneles solares para producir electricidad limpia, utilización de sistemas automáticos para controlar la iluminación y otros aparatos, uso de calderas, aires acondicionados eficientes, entre otras modificaciones.

La rehabilitación energética se desarrolla tanto en el interior como fuera de las edificaciones en la fachada y techos para que sea realmente eficiente.

Todos los países de la Unión Europea están realizando acciones para fomentar la rehabilitación energética como una forma de ahorrar energía disminuir la contaminación pero además crear empleos en el sector de mantenimiento y construcción.

Con la rehabilitación de edificios ganan todos ya que el dueño de la vivienda o comercio gasta muchos menos en electricidad, se reactiva el empleo con las refacciones y se disminuye notablemente las emisiones de dióxido de carbono. Es una opción interesante a tener en cuenta, hay ayudas estatales para quienes desean mejorar sus construcciones.

FUENTE: WWF España

Te puede interesar

Escribe un comentario