Reducir los residuos para controlar la contaminación

 Residuos

Entre el plástico, el cartón, el papel, el metal y el resto de residuos, todos no son reciclables, y a pesar de que algunos vayan a conocer una segunda vida, los residuos no dejan de ser un inconveniente de peso para el medioambiente.

¿Sabéis que una bolsa de plástico tarda entre 400 y 800 años en degradarse totalmente cuando se abandona en medio de la naturaleza? En cuanto a un chicle que se escupe en la tierra, tarda 5 años en deteriorarse y desaparecer por completo, y una lata de cerveza o de refresco puede estar un siglo entero dando vueltas antes de desintegrarse por completo.

Es el momento de darse cuenta de la importancia que hay que concederle la clasificación de los residuos y actuar de manera que podamos reducir al máximo los residuos domésticos.

Veamos algunos hábitos sencillos para reducir la cantidad de residuos domésticos, sean o no reciclables. En casa, hay una serie de hábitos que se pueden adquirir para reducir los residuos, basta con saberlo. En primer lugar, se puede reducir la cantidad de papel, tan sólo cambiando el correo ordinario por el correo electrónico, siempre que podamos, y además no cuesta nada.

En cuanto a la publicidad y los prospectos que se reciben en el buzón de casa, si no queremos que nos lo depositen, basta con poner un cartel que diga “Publicidad, no gracias” en el buzón. De esta forma conseguimos evitar una media de 15 kg de residuos al año.

Más información – Las amenazas de la biodiversidad

Te puede interesar

Escribe un comentario