Reciclar las aguas usadas, una solución de futuro

 Desagüe

En Australia, confrontado a severos episodios de sequía, la gestión del agua potable se ha convertido en un problema mayor del gobierno. En su nuevo informe, el Australian Academy os Technological Sciences and Engineering, pone sobre la mesa la importancia de considerar la reutilización directa de las aguas usadas en el circuito de agua potable del país.

En algunos países, las sequías son frecuentes y la demanda de agua no deja de crecer. Los recursos en Australia dependen, por ejemplo, de la variabilidad natural del clima.

En período de El Niño, el país se ve sometido a condiciones de sequía intensa. Por razón del cambio climático actual y del aumento de las necesidades de agua, el país hace frente desde hace un decenio a un gran período de sequía, llamado “big dry”.

Para Australia, es casi inevitable tener que repensar en el uso de las aguas usadas en los próximos decenios. Actualmente, las aguas usadas son explotadas de manera indirecta. Tras el uso, el agua está sometida a varios tratamientos, que consisten principalmente en retirar las partículas en suspensión (reduciendo la cantidad de substancias disueltas) y en desinfectarla.

Luego vuelve al ciclo natural del agua, vertiéndose en lagos, ríos, etc., donde los procesos naturales de filtración actúan. Las tecnologías de tratamiento más avanzadas inyectan directamente agua en los acuíferos, con la esperanza de poder volver a usarla de aquí a 20 ó 30 años.

Más información – Las aguas usadas, un recurso económico mundial desconocido

Te puede interesar

Escribe un comentario