Puma se compromete a eliminar vertidos tóxicos durante la fabricación de sus productos

En un post anterior reportábamos las movilizaciones públicas adelantadas por Greenpeace en protesta por el uso de productos tóxicos contaminantes en la fabricación de la ropa deportiva de las marcas Puma, Nike y Addidas.

Después de poco tiempo la ONG ha visto los primeros resultados de sus manifestaciones. La fabricante de ropa deportiva Puma, la tercera a nivel mundial, se ha comprometido a eliminar algunos materiales tóxicos progresivamente.

Al respecto el respresentante en China de la campaña de Greenpeace contra los tóxicos, Li Yifang, se manifestó conforme con la reacción de Puma de eliminar los químicos tóxicos usados durante la generación de sus productos progresivamente hasta eliminarlos en su totalidad en 2020.

Recientemente, Greenpeace lanzó la compaña “Trapos Sucios” que denuncia los vertidos tóxicos en las aguas de China (los ríos Yangtsé y Perla) que realizan las fábricas proveedoras de las gigantes Addidas, Puma y Nike, tres gigantes multinacionales de ropa deportiva.

Parte de la campaña fue un stiptease internacional en varias ciudades del mundo, entre ellas Pekín, Madrid y Amsperdam. Los voluntarios de Greenpeace, unas dos mil personas, se desvestían en público despojándose de prendas de estas famosas marcas para mostrar su descontento con el mal uso de sustancias que contaminan el agua y el aire en los procesos de producción de dichas marcas, en China.

Al respecto, Puma ha reacionado y se ha comprometido a eliminar elementos perjudiciales como el nonilfenol o los PFC, las cuales están prohibidas en la Unión Europea por su capacidad para generar cambios hormonales en las personas.

Entre los acuerdos alcanzados por la organización ecologista y la multinacional alemana, está un plan de acción que ésta última entregará y que Greenpeace tomará como guía.

Te puede interesar


Escribe un comentario