Proyecto Kaisei busca financiamiento para continuar estudios sobre la mancha de plástico en el Océano Pacífico

proyecto kaisei

En un post anterior hacíamos referencia a la iniciativa de la Unión Europea de realizar una encuesta sobre alternativas para sustituir las bolsas plásticas no degradables, por su alto impacto contaminante, especialmente en el Mar Mediterráneo. Pues, bien, evidentemente se trata de un problema de dimensiones mayúsculas, que afecta también otras latitudes, como es el caso de la mancha de plástico del Norte del Océano Pacífico, que pone en peligro un de los más remotos y complejos ecosistemas marinos. Es conocida también como el vórtice o sopa de plástico, y sus dimensiones son iguales a las de España, Portugal y Francia juntos, sin previsiones de que su crecimiento se detenga.

Para estudiar este grave caso de contaminación se ha creado el Proyecto Kaisei, una organización sin fines de lucro con sede en San Francisco y en Hong Kong, auspiciada por varios entes privados y públicos, como la Ocean Vogages Institute, una escuela de navegación que prerara a las tripulaciones de grandes barcos, pero que además posee, por lo que vemos, sensibilidad ecológica.

Kaisei significa “Planeta Océano” en japonés, y se corresponde con el nombre del barco que se ha usado en las dos expediciones realizadas hasta ahora, en 2009 y 2010. El objetivo de estas expediciones es tanto confirmatoria de los datos sobre contaminación en la zona, tomando muestras y analizándolas, como también la de probar nuevas tecnologías relacionadas con la lucha contra la contaminación marina; además de tratar de concientizar con sus acciones al resto de la población y a los entes públicos y privados que pueden colaborar en la limpieza de los océanos.

Una de las iniciativas para financiar la próxima expedición ha sido ideada para Facebook por la firma de publicidad Cohn & Wolfe, y se llama “Salvar a Kai”, un pececito de colores que en unos días será colocado en una pecera contaminada con bolsas y botellas plásticas, reproduciendo el ambiente marino de la sopa de plástico, salvo que vayamos donando dinero para “comprar” cada una de las bolsas y botellas de la pecera. La idea es que para el día en que Kai deba ser colocado en la pecera, todos los elementos contaminantes hayan sido comprados, y Kai pueda vivir en ella sin riesgos. La iniciativa es una verdadera metáfora de lo que podría suceder en la vida real si el mundo se concientizara sobre este problema.
Fuente: Diarioelpais.com

Te puede interesar

Un comentario

  1.   ekko green dijo

    Prescindamos de las bolsas plásticas gratuitas.

    Hay propuestas ofrecidas al comercio minorista, por empresa y marca nacional, (ekko green bag )que les posibilita prescindir de las clásicas bolsas plásticas.
    Se ofrecen en depósito, para ser vendidas en un precio moderado que las convierte en reutilizables para toda la vida. Fabricadas en material reciclable y degradable. Comprometidas socialmente y lo más importante: van acompañadas con gratuidad de sacos celulosa: ver web

    Cuando se habla de bolsas plásticas es curioso que todo el mundo piense en los supermercados. Pero el 65 % de su consumo se realiza en el pequeño comercio.
    Almeriekko green, con sus bolsas reutilizables y ecológicas, les esta ofreciendo a éste sector de unas alternativas al gasto y consumo en el plástico. Sin ningún riesgo de inversión económica y beneficiando, al tiempo, a toda la sociedad por la reducción de residuos..

Escribe un comentario