Producir calor a través de la biomasa

 Biomasa

El descubrimiento del fuego coincide con los primeros usos de la biomasa. Medio millón de años más tarde, la biomasa permanece la primera energía renovable en Francia, por delante de la hidráulica, la eólica y la solar.

Fácilmente almacenable, podría constituir, si no mañana al menos pasado mañana, la principal alternativa frente a las energías fósiles y a la electricidad nuclear.

Los recursos de biomasa, inmensos y variados, interesan a muchas filiares: explotadoras, industriales, de servicios. Su valoración condiciona nuestro futuro energético. El movimiento fue lanzado hace algunos años, y el calor de biomasa presenta ya resultados esperanzadores.

Los adelantos más significativos están referidos a la calefacción colectiva. Concretamente, a través de redes de calor. Según Philippe Gattet, director de estudios del Instituto Xerfi, el mercado francés de la biomasa debería crecer entre un 40 y 50% de aquí al año 2020.

En una lógica de desarrollo sostenible, habrá que evitar los conflictos surgidos por el uso, respetar los equilibrios entre necesidades alimenticias y energéticas.

Más información – Iniciativa para ahorrar un 40% del gasto en calefacción

Te puede interesar

Escribe un comentario