Producimos basura hasta en el espacio

 

basura espacial

El ser humano no se limita a ensuciar el planeta, ahora está llenando el espacio de basura. Hablamos de miles, tal vez millones de piezas, incluyendo fragmentos de sólo unos centímetros hasta satélites completos abandonados a la buena de Dios. Por poner un ejemplo, hace 4 años China destruyó un satélite de su propiedad con un misil y produjo millones de partículas de menos de un centímetro, varios miles de entre 1 y 10 centímetros y varios centenares más grandes.

El problema de esto no es sólo estético, sino que un fragmento de chatarra en el espacio puede alcanzar una velocidad de varios kilómetros por segundo, igual que una bala, y producir daños en instalaciones científicas costosísmas, al igual que poner en peligro la vida de los astronautas. De hecho, hace un par de años se produjo un choque de un satélite abandonado con otro activo.

Desafortunadamente, hasta ahora no se ha encontrado una solución para eliminar esta basura. Algunos hablan, por ejemplo, de utilizar rayos láser de baja potencia para destruirlos, en plan Guerra de las Galaxias, pero se teme que esto pueda ser utilizado con fines bélicos.

Por ahora, los esfuerzos se centran en realizar un seguimiento adecuado de la basura cósmica. La Agencia Espacial Europea (ESA) utiliza el telescopio OGS instalado en el Observatorio del Teide, en Tenerife para, entre otras cosas, tratar de realizar una supervisión contínua sobre esta basura. A su vez, la  Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados para la Defensa estadounidense (DARPA) ha desarrollado el mayor telescopio del mundo (con las siglas SST) destinado en exclusiva a observar la chatarra espacial. Su instalación tendrá un coste de 110 millones de dólares y estará ubicado en una base militar de Nuevo México.

Te puede interesar

Escribe un comentario