Presiones sobre Obama para autorizar el Keystone XL

Keystone

El informe Keystone XL figurará en el menú de las discusiones previstas para el martes 13 de enero en la Casa Blanca entre el presidente Barack Obama y la nueva mayoría republicana del Congreso. Es poco probable, sin embargo, que el encuentro pueda permitir un acercamiento de puntos de vista en lo que se ha convertido una batalla ideológica, como da testimonio la voluntad de los republicanos de inscribir el proyecto de oleoducto gigante en cabeza de sus prioridades, en detrimento de las reservas expresadas muchas veces por el Presidente.

Keystone XL debe permitir conducir el petróleo sacado de las arenas bituminosas de la provincia canadiense de Alberta, cuya extracción es más contaminante que el petróleo convencional, hacia el golfo de México.

El viernes 9 de enero, los partidarios del proyecto vivieron dos éxitos. El primero, sin sorpresas, fue la adopción por la cámara de los representantes de un proyecto de ley, autorizando el comienzo de los trabajos. Se trata de la 10ª votación en este sentido desde hace tres años en esta cámara controlada por los republicanos, desde 2010. Veintiocho demócratas dieron su apoyo al texto que será examinado en los próximos días por el Senado.

Un voto preliminar en el seno de la comisión senatorial de la energía y de los recursos naturales, la víspera, permitió que una mayoría votase en favor de este proyecto, con el apoyo de un voto demócrata.

Te puede interesar

Escribe un comentario