¿Por qué las anchoas y las sardinas del Mediterráneo son más pequeñas?

Sardinas

En 10 años, la biomasa de las sardinas del Mediterráneo se ha dividido por 3, pasando de más de 200.000 toneladas a menos de 67.000 toneladas. Estas mismas proporciones las encontramos en las anchoas. Pero ¿a dónde han ido estos pequeños peces?

Para comprender el fenómeno que tiene impactos económicos importantes, los científicos se han asociado a los pescadores. Cada mes, los pescadores han sacado muestras de anchoas y sardinas según un protocolo científico bien preciso. Este proyecto ha detectado durante 3 años las fluctuaciones de los stocks de estos pequeños peces en el Golfo de León. La culpa no es ni de los depredadores, ni de los virus, sino del medio ambiente. Frente a la bajada de la calidad del plancton, los peces utilizan más su energía para reproducirse y no tanto para crecer.

Misma cantidad de peces pero más pequeños

Esta reducción se explicaría por dos factores, por una parte una bajada del crecimiento de los peces, y por otra parte una desaparición de individuos con más de 2 años, los más grandes. Por otro lado, los científicos han constatado una reducción de la grasa acumulada por los peces. ¿Cómo se explica este fenómeno?

La alimentación, la depredación, los agentes patógenos

Muchas pistas han sido estudiadas por los investigadores. ¿Acaso los peces han sufrido una alta depredación por parte de los atunes rojos? No parece que este sea el caso. Los atunes rojos consumen una parte ínfima de las poblaciones de estos pequeños peces, menos del 2%, y no seleccionan sus presas en función del tamaño.

Estudiando el contenido de los estómagos de las anchoas y de las sardinas, los científicos han mostrado que las presas ingeridas eran más pequeñas que en los años 90. Las poblaciones de sardinas y de anchoas se verían afectadas por un cambio en la comunidad planctónica, formada de especies menos energéticas que anteriormente. Esta bajada de la calidad del plancton estaría relacionada, no con la pesca, sino más bien con los cambios medioambientales.

Producción antes que crecimiento

A pesar de esta reducción en el aporte energético, las sardinas y las anchoas se reproducen más de lo que engordan. Comienzan a reproducirse más jóvenes y desarrollan gónadas igual de importantes, o incluso más, proporcionalmente a su tamaño. Esto explica igualmente por qué la duración de vida de las sardinas y de las anchoas de nueva generación es más débil. Favoreciendo la reproducción en detrimento del crecimiento, los peces ponen en peligro su supervivencia a largo plazo.

Te puede interesar

Escribe un comentario