Pese a la oposición de ecologistas y gobierno local, el CSN aprueba funcionamiento de nuclear de Ascó hasta 2021

 central nuclear de ascó

Los dos reactores nucleares de Ascó, en Tarragona, han generado el 40% de todas las incidencias que se producen en centrales de este tipo en España. Sin ir más lejos, hace unos 3 meses hubo una fuga de 25.000 litros de agua radiactiva que afectó a 19 trabajadores y cuya investigación determinó varios errores operativos y falta de rigurosidad en la actuación de la central.

Por estos motivos, varios políticos de nivel local y algunas entidades ecologistas habían pedido al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que no emitiera ninguna decisión sobre la continuidad de las operaciones de esta planta hasta que se hicieran públicos los resultados de las pruebas de resistencia que todas las centrales deben pasar antes de finalizar 2011, y que permiten saber si se cumplen los requisitos de seguridad que los organismos internacionales han establecido luego del desastre de Fukushima. En el peor de los casos, pedían que la autorización no fuese concedida por los 10 años máximos sino por un periodo corto (1 ó 2 años).

No obstante, el CSN ha fallado en favor de la central, propiedad de Endesa e Iberdrola, y ha aprobado por unanimidad renovar la licencia de explotación del complejo atómico por otros 10 años. Los voceros del Consejo, no obstante, han destacado que en el informe se exige a los propietarios de la central, que cumplan con una decena de condiciones, como la implantación definitiva del plan de refuerzo de seguridad derivado de la fuga radiactiva que emitió la central en 2007, así como las citadas recomendaciones de las agencias internacionales con ocasión de Fukushima.

Te puede interesar

Escribe un comentario