Para combatir la contaminación, China quiere cerrar un millar de minas de carbón en 2016

Contaminacion

A pesar de 2 alertas rojas por contaminación atmosférica en el mes de diciembre, el aire de la capital china se ha mejorado en el conjunto del año 2015, según las autoridades locales. La concentración de partículas finas en el aire alcanzó 80,6 microgramos por metro cúbico de media en el conjunto del año pasado. Esto corresponde a una bajada del 6,2% con relación a 2014, y del 10% con relación a 2013, primer año en el que fueron publicados estos registros sobre la calidad del aire, bajo la presión de una opinión pública inquieta e informada por las redes sociales.

La dependencia del carbón es la causa principal de esta contaminación pesada. El país se estima que consumirá 36 mil millones de toneladas de carbón este año, lo que permitiría reducir la parte de esta fuente en un 62,6% de sus fuentes energéticas a finales de 2016, frente al 64,4% actual. La administración china de la energía anunció el 29 de diciembre una moratoria sobre la apertura de nuevas minas de carbón hasta 2019. El país ambiciona igualmente cerrar un millar de minas en 2016, una cifra equivalente al número de centrales de carbón ya cerradas en 2015.

Este plan permitirá al país reducir sus capacidades de extracción de carbón en 60 millones de toneladas al año, cuando las minas del país, sufren una importante sobreexplotación en fase de ralentización económica, por estar en crisis. El más importante actor minero del noreste del país, el grupo público Longmay suprimió 100.000 empleos a lo largo del otoño mientras que el curso del carbón cayó.

El aire de Pekín contaminado es 7 veces superior a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. La capital china debe trabajar en un plan que le permita reducirla en 2030 a una concentración de PM 2,5 de 35 miligramos por metro cúbico, de aire de media anual, que será público a finales de año. A corto plazo, el Gobierno central impone una bajada a una concentración de 60 miligramos por metro cúbico en 2017, lo que parece extremadamente difícil alcanzar en un plazo tan breve.

Esto es lo que el Gobierno central sigue como resultados de urgencia. El ministro de Medio Ambiente chino se ha reunido con las autoridades locales para que examinen las medidas de reacción de urgencia y se pregunten sobre sus deficiencias.

Te puede interesar

Escribe un comentario