PaperLab, una máquina para reciclar el papel de la oficina

PaperLab

Epson se dispone a comercializar una máquina para reciclar el papel destinado a las empresas. El PaperLab es capaz de producir diferentes formatos de hojas e incluso papel perfumado. Pero algunas preguntas permanecen en cuanto a su consumo de energía y el tipo de productos químicos utilizados en el proceso de reciclaje.

La papelera que acoge el cartón o el papel que se va a reciclar, todo el mundo la tiene en su lugar de trabajo o en la oficina. ¿Y si la próxima etapa fuera la de instalar la fábrica de reciclaje directamente en la sala de reposo, para que escupa hojas de papel flamantes y nuevas a medida que se tiran las notas inútiles de la última reunión?

Eso es lo que propone Epson con su PaperLab. La máquina es ciertamente imponente puesto que se trata de una auténtica fábrica. Hay que darle a comer papel suficiente para que pueda fabricar hasta 14 hojas DIN A4 por minuto. El formato de salida puede igualmente ser configurado y se puede jugar a ser alquimista transformando los post-it en un bonito papel acartonado para hacer tarjetas de visita.

En el interior, las transformaciones se hacen en tres etapas que no necesitan prácticamente agua, tan sólo la suficiente para mantener el nivel de humedad mínimo requerido para la manipulación. Primeramente, la máquina transforma el papel de reciclaje en fibras, en largos filamentos que después serán trabajados en la segunda etapa para añadirle un color particular o una propiedad gracias a sustancias químicas. Finalmente, estas fibras aumentadas serán prensadas para ser transformadas en hojas de papel.

La ventaja ecológica de una máquina así no es inmediatamente perceptible. Epson dice que su máquina apenas utiliza agua, y que una oficina que tenga este tipo de máquina puede pedir a los camiones de la ciudad que recogen el papel para reciclar, que no vuelva a pasar por la empresa, reduciendo así las emisiones de CO2. Sin embargo, es lícito preguntarse cuánto consume la máquina, qué sustancias utiliza para crear su propio papel, o cómo se desprende de la tinta extraída de las hojas.

La producción industrial de PaperLab debería comenzar a comienzos de 2016, y para entonces, un prototipo será expuesto en Tokio a partir del mes de diciembre, posiblemente sea la ocasión para plantearle a Epson todas estas preguntas sin resolver.

Te puede interesar

Escribe un comentario