Ozono para descontaminar las aguas

 Agua contaminada

Un contaminante, el ozono, puede convertirse en un agente muy eficaz para descontaminar. Esta es la vía que explora el Instituto Politécnico LaSalle-Beauvais y la Agencia del Medioambiente y Energía. El resultado podría desembocar en un procedimiento de descontaminación de las capas freáticas y de los suelos.

El poder desinfectante del ozono es conocido y explotado desde hace años, concretamente para el tratamiento de las aguas usadas. Este gas es en efecto un potente oxidante. A diferencia del ozono de la estratosfera, que sirve para proteger la Tierra de los rayos ultravioletas del Sol, en las capas más bajas del atmósfera, el ozono es un elemento muy tóxico, y está en el origen de las alertas veraniegas por “picos de ozono”.

En condiciones controladas, este potencial de oxidación puede convertirse en algo saludables, sirviendo para degradar y hacer inertes múltiples sustancias nocivas para el medioambiente.

Los investigadores han fabricado en Beauvais, un prototipo experimental de ozonación, en forma de columna de siete metros de alto, que permite tratar 400 litros de efluentes en diez minutos, por reacción química con el ozono inyectado en circuito cerrado. El gas, de fórmula química O3, se produce in situ a partir de oxígeno (O2) del aire.

Unos ensayos han sido realizados con diferentes contaminantes, solos o mezclados, como el benceno, el fenol el cianuro, o el tricloroetileno. El sistema ha sido optimizado para tratar simultáneamente hasta 25 moléculas diferentes.

Más información – Los pesticidas reducen la biodiversidad acuática

Te puede interesar

Escribe un comentario