Orígenes e historia de los biocombustibles

Los biocombustibles no son tan nuevos como se creen, sino que nacieron casi en paralelo con los combustibles fósiles y los motores a combustión.

Hace mas de 100 años Rudolf Diesel creo un prototipo de motor que utilizaba aceite de cacahuate o maní que luego derivo en el gasóleo pero como el petróleo era mas fácil y económico de obtener se comenzó a utilizar este combustible fósil.

En 1908 Henry Ford en su modelo T usaba etanol en sus principios. Otro proyecto interesante para la época es que la compañía Standard oil en el periodo de 1920 a 1924 vendía una gasolina con un 25% de etanol, pero los altos costos del maíz volvieron inviable económicamente este producto.

En la década del 30,  Ford y otras personas trataron de reflotar la fabricación de biocombustibles por eso construyeron una planta de biocombustibles en Kansas que elaboraba alrededor de 38.000 litros diarios de etanol en base al uso del maíz como materia prima. En esta época más de 2000 estaciones de servicio que vendían este producto.

En los años 40 se debió cerrar esta planta ya que no podía competir con los precios del petróleo.

En la década del 70 como consecuencia de la crisis del petróleo EEUU comienza nuevamente s mezclar gasolina y etanol dando un importante auge a los biocombustibles que no ha parado de crecer desde estos años hasta la actualidad en este país pero también en Europa.

Hasta mediados de los 80 se trabajaba y experimentaba en biocombustibles de primera y segunda generación basados en cultivos alimenticios, pero surgieron diversos sectores que advirtieron del peligro de utilizar alimentos para fabricar combustibles.

Ante esta situación se comenzó a buscar materias primas alternativas que no afecten la seguridad alimentaria como algas y otras vegetales que no son comestibles dando origen a los biocombustibles de tercera generación.

Los biocombustibles serán protagonistas del siglo XXI por ser más ecológicos que los fósiles.

FUENTE: www.equipoaponewen2.blogspot.com

Te puede interesar

Escribe un comentario