Olvídense de los cascos para los ciclistas, se necesitan carriles bici

Carriles bici

Últimamente está la noticia de como los cascos deben de ser obligatorios para los menores de 16 años y para aquellos que usen la bicicleta fuera de la ciudad. Cuando quizá una de las medidas para proteger más al ciudadano ante los accidentes, debería ser que hubieran más carriles para bicicletas totalmente separados de lo que son las carreteras. Seguro que se evitarían más accidentes y muertes con esta medida.

La diferencia entre obligar al ciudadano a adquirir un casco se encuentra en esto mismo, “obligar a comprar”, mientras que la implementación de carriles bici supondría un gasto enorme en infraestructura. Esto conlleva a que sea más fácil para la administración pública “concienciar” a los ciudadanos del uso del casco, en vez de invertir en unos carriles bici que beneficiarían más a las personas y el entorno que nos rodea. Aparte de que hace poco se supo que las ciudades donde hay una infraestructura de estos carriles para bicicletas la inversión se recuperaba rápidamente.

Podemos encontrar distintos ejemplos en grandes ciudades, pero en general, la obligatoriedad del uso de esta protección al final conlleva a que los programas para compartir bicicleta (algo en auge) vean una disminución de su uso, cuando realmente interesa a la ciudad y a los ciudadanos el uso de este vehículo de transporte por su lógico beneficio en cuanto la salud o disminución de la polución.

En Canadá, se hizo un estudio donde demostraba que el uso de los cascos para prevenir heridas o accidentes mortales, no tenía un efecto discernible en reducir esas cifras. En cambio, una investigadora de la Universidad de Toronto, Jessica Dennis, menciona que lo que realmente protege a los ciclistas es la educación vial, más ciclistas en las carreteras y el incremento del uso de carriles bici donde realmente se puede montar en bici de una manera totalmente segura.

Y ya no solamente que sean carriles bici, sino que estén dedicados y separados de la propia carretera. En vez de poner multas a los ciudadanos por no llevar casco, se debería pensar más en la inversión en infraestructuras que promueva este tipo de transporte, tan necesario para las ciudades para que por lo menos se reduzca la polución, los ciudadanos tengan mejor forma física y se piense más en el usuario de a pie que en los automóviles.

Te puede interesar

Escribe un comentario