Que el Océano del Sur contenga cada vez menos sal es un problema para el resto del mundo

Antártida

El océano que rodea la Antártida ha ido teniendo menos sal en los últimos veinte años y hasta ahora, los científicos no sabían la razón. Pero como los cambios en la salinidad del Océano del Sur tiene el efecto potencial de afectar a todo tipo de procesos importantes, entre los que se incluye la circulación de los océanos y del transporte del calor y nutrientes alrededor del mundo, los investigadores han sido capaces finamente de saber el porqué.

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature sugiere que el hielo de mar sería uno de los mayores culpables. Al usar los modelos y datos de satélite, los autores del estudio han mostrado que el hielo de la Antártida ha estado moviéndose más lejos de la línea de costa por los vientos de mayor fuerza en recientes años, lo que lleva el agua limpia más lejos en el océano al momento que esta se derrite.

Es ya bien conocido que el hielo de agua de mar tiene una importante influencia en la salinidad alrededor de la Antártida. El hielo de mar se forma cuando el agua del océano se congela, típicamente muy cerca de la línea de costa del continente, donde las temperaturas tienden a quedarse frías. Cuando se congela, el agua expela su sal de nuevo al agua justo debajo. En ese momento, el hielo de mar tiende a alejarse de la costa cuando está formado, y más tarde derrite y filtra el agua limpia de nuevo al mar.

Esos procesos son importantes conductores de las corrientes oceánicas alrededor del mundo. El agua salada creada por la formación de hielo de mar es más densa que el agua fresca o limpia, así que tiene una tendencia para sumergirse a la parte más profunda del océano. Al hacer esto, ayuda a empujar el agua sobre el suelo marino, lo que crea una corriente que va hacia el norte a través del ecuador. Tal como el agua se calienta, esta sube de nuevo a la superficie y eventualmente vuelve de nuevo a los polos. Este proceso ayuda a llevar el calor y nutrientes alrededor del planeta.

Los investigadores creen que los vientos más fuertes son los responsables, pero lo que causa el cambio en el viento permanece en misterio. Podría ser el resultado de variaciones naturales atmosféricas, no podría ser causado por el incremento de la emisión de los gases invernadero o la influencia humana por otros lados.

Te puede interesar

Escribe un comentario