Obama entierra un símbolo del calentamiento climático, el Keystone

obama

Barack Obama ha terminado por ceder. Anunciando el pasado 6 de noviembre que los Estados Unidos rechazaban la demanda de permiso de la sociedad TransCanada para la construcción de un nuevo oleoducto uniendo la provincia canadiense de Alberta al Golfo de Méjico, el pulmón petrolífero del país, el presidente de los Estados Unidos ha puesto término a años de polémicas.

El proyecto Keystone XL necesitaba una autorización presidencial por el hecho de su carácter transfronterizo. Con una capacidad de unos 800.000 barriles al día, recorriendo cerca de 1.900 kilómetros a través de Montana, Dakota del Sur y Nebraska, debería engancharse a otros trozos del oleoducto ya realizados.

Entre todas las explicaciones proporcionadas para justificar su decisión, la más convincente fue sin duda la última expuesta: “Aprobar un tal proyecto habría debilitado nuestra posición de líder en el clima”, aseguró Barack Obama. El presidente también anunció en esta ocasión que estaría bien presente en la Conferencia de París sobre el clima, COP 21, con sus homólogos, en el mes de diciembre. “Se trata de plantear un plan ambicioso para proteger el planeta cuando todavía estamos a tiempo”.

El asunto Keystone XL comienza con una casi indiferencia en septiembre de 2008. Una petición de permiso fue dirigida por TransCanada a la Casa Blanca, algunos meses antes de que Obama se instalara en ella. El proyecto es objeto primeramente de diferentes divergencias entre el Departamento de Estado y la Agencia de Protección del Medio Ambiente, antes de convertirse en un tema de preocupación para los defensores del medioambiente.

En junio de 2011, un climatólogo de la NASA comprometido contra el calentamiento climático, James Hansen, publicó un artículo que llamó la atención, y en el garantiza que la explotación de las arenas bituminosas de Alberta, era más contaminante que la producción convencional, y que era imposible una estabilización del clima.

Te puede interesar

Escribe un comentario