Un nuevo nanomaterial podría acelerar el proceso de carga de los coches eléctricos

Nanomaterial

El otro día comenté la intención de Volkswagen de lanzar un vehículo eléctrico al mercado que conseguirá cargar el 80% de la autonomía en 15 minutos. Esto conllevará, si es cierto, a que este tipo de vehículos sean más versátiles y aumenten su capacidad para ser usados diariamente. El gran hándicap hasta ahora es que cargar una batería de un coche eléctrico conlleva mucho tiempo.

Si a esto le unimos el nuevo nanomaterial que ha sido creado, que combina los atributos tanto de las baterías y los supercondensadores, se podría ver un gran cambio en la tecnología que sustentará a los vehículos eléctricos que, se supone, han de conquistas las carreteras y calles para así retirar a aquellos que dependen de los combustibles basados en fósiles.

Un nuevo y potente material desarrollado por el químico William Dichtel y su equipo de investigación, podría potenciar el proceso de carga de los coches eléctricos y ayudar así a incrementar su rango de autonomía. Un coche eléctrico actualmente relega en un sistema complejo de baterías y supercondensadores para proveer de la energía necesaria para ir a cualquier sitio.

Dichtel y su equipo de investigación han combinado un COF, un polímero rígido y potente con abundancia de poros diminutos perfectos para el almacenamiento energético, con un material muy conductivo para crear el primer redox modificado. Los COFs son unas estructuras que prometen mucho, pero que su conductividad es limitada. Al ser modificados por Dichtel, pueden comenzar a usar COFs de una forma bien práctica.

Este COF modificado muestra una mejora dramática en su habilidad para almacenar tanto energía como la capacidad para cargar y descargar el dispositivo. El material puede almacenar 10 veces más energía eléctrica que un COF no modificado. Esto significa que la carga eléctrica de salida y entrada puede ser de 10 a 15 veces más rápida.

Te puede interesar

Escribe un comentario