Nuevo indicador para evitar la muerte de aves a causa de los parques eólicos

El CSIC o Consejo Superior de investigaciones científicas diseño un indicador que permite cuantificar y establecer la cantidad de aves en una zona y la localización de los aerogeneradores eólicos.

El objetivo de este indicador es disminuir las muertes de aves por choques contra las turbinas eólicas.

En España antes de instalar un parque eólico se debe presentar y luego aprobar una evaluación de impacto ambiental en la cual se tiene en cuenta el tema de las aves que están en el área donde se planifica colocar las turbinas.

Pero el método que se usa es inexacto y el margen de error es alto para cambiar esta realidad es que se propone elaborar índices más completos teniendo en cuenta la abundancia de las especies, la distancia, tamaño de las colonias y las áreas donde se alimentan.

Analizando toda esta información se puede clasificar a las zonas como poco peligrosas o altamente peligrosa.

Un ejemplo de cómo funciona este índice es el que se produce con la especie de buitres. En 10 años han muerto 350 buitres en la provincia de Cádiz.

El indicador lo explica con la siguiente formula: la poca distancia entre los aerogeneradores y las colonias y dormideros de estas aves junto a la elevada cantidad de ejemplares incrementan la colisión y muerte de los mismos.

Al contar con más datos sobre la distribución y cantidad de aves permite planificar y ordenar el territorio de forma que los parques eólicos dañen a la menor cantidad de aves durante su funcionamiento.

La muerte de aves es el mayor impacto ambiental que generan los aerogeneradores, es importante evitarlo ya que muchas aves están en peligro de extinción o se puede alterar notablemente la población si se producen accidentes en forma regular.

Antes de aprobar la instalación se debe evaluar como afectara a la fauna terrestre y aérea la colocación de las turbinas eólicas y tomar medidas para reducir los riesgos.

FUENTE: Europapress

Te puede interesar