Nueva Zelanda quiere crear un inmenso santuario marino

Mero

Nueva Zelanda anunció el pasado 29 de septiembre su intención de crear en el sur del Pacífico un gigantesco santuario marino con una superficie de 620.000 kilómetros cuadrados, donde la pesca y la explotación minera están prohibidas.

El santuario marino de Kermadec se extenderá sobre una zona situada alrededor del archipiélago que lleva el nombre de un navegador francés del siglo XVIII, a un millar de kilómetros al noreste de Nueva Zelanda.

Se trata de una de las regiones donde la diversidad es más rica en todo el mundo en el plano geográfico y geológico. En esta zona se encuentra el más largo arco volcánico submarino del mundo y una de las fosas oceánicas más profundas del planeta. De hecho es un espacio de vida para miles de especies, que se trate de ballenas, delfines, tortugas o aves marinas.

Esta decisión ha sido acogida favorablemente por las asociaciones de defensa del medio ambiente, que han destacado que los santuarios marinos del Pacífico cubrían más de 3,5 millones de kilómetros cuadrados. Esta decisión sitúa a Nueva Zelanda en la vanguardia mundial del combate para la preservación de los océanos. Se trata en realidad de una victoria, dado que en octubre de 2014, China y Rusia se opusieron a otro proyecto de santuario marino internacional en el Antártico.

Te puede interesar

Escribe un comentario