Negociaciones sobre el cambio climático, demasiadas dificultades

cop21-paris

Desde el comienzo de la sesión de Bonn, el enfado se podía sentir entre los delegados de la Convención marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. El pasado 2 de septiembre, la tensión estalló durante la asamblea plenaria convocada por deseo expreso de los miembros de la Convención marco.

Las unas tras las otras, las coaliciones de los Estados que componen el mosaico de la ONU tomaron la palabra para expresar su frustración frente a la lentitud de ciertos grupos de trabajo y del modo de negociaciones aplicado, a pesar de que tan sólo quedaba seis días de discusiones multilaterales, hasta el 4 de septiembre.

“Algunos progresos se han realizado a lo largo de los tres primeros días de debate, pero no son suficientes y la metodología no es la correcta”, afirmó en sesión plenaria la representante del G77, una alianza que agrupa a 133 países, incluido China. “Es importante para nosotros saber cuáles son los planes para la sesión de octubre”, ha insistido la delegada de África del Sur, presidenta en ejercicio del G77, confrontada en su análisis a las tomas de posición de los oradores siguientes.

Portavoz de los países menos avanzados, Angola recordó la urgencia de acelerar los trabajos en los 7 días de negociaciones que quedaban, y señaló la dificultad para muchos Estados de poder participar en el conjunto de las reuniones informales iniciadas por los dos copresidentes de los debates y la docena de negociadores encargados de facilitar que se compartan informaciones. Para esta sesión de Bonn, muchos países tan sólo han enviado a un delegado in situ, mientras que una nación como Francia se apoya en un equipo de 60 personas.

Te puede interesar

Escribe un comentario