Millones de niños chinos contaminados con plomo

Ya decíamos en un post anterior que la contaminación por metales pesados procedentes de los móviles y otros residuos electrónicos es peligrosa para la población y en espacial para los niños, y además citábamos la fuente que así lo confirmaba en ese momento.

Lamentablemente 26 adultos y 103 niños chinos demuestran que lo anteriormente dicho es cierto, esta vez no se contaminaron por desechos electrónicos sino trabajando en fábricas de papel de estaño donde se envenenaron seriamente.

En la población costera de Zhejiang 600 personas han registrado altos niveles de plomo en la sangre. Es el resultado de un inadecuado estilo de vida en China donde sus habitantes viven cerca de fábricas con escasas medidas de seguridad laboral.

Muy poco hacen las autoridades de ese país donde la corrupción campea a sus anchas generando situaciones críticas que, generalmente, terminan en manifestaciones violentas de los afectados.

Un informe de la organización de los derechos humanos Human Rights Watch, HRW, publicado hace un par de días, reveló que millones de niños se han envenenado con plomo en todo el territorio de China, y acepta que las autoridades han reducido progresivamente los riesgos del plomo, sin embargo evitan que los posibles afectados puedan realizarse exámenes médicos para ocultar la realidad. Muchos ciudadanos se quejan de que no les permiten hacerse los análisis de detección de plomo o no les entregan los resultados o se los maquillan, según informó HRW.

En un esfuerzo del Gobierno por aliviar la presión política y social de las revueltas, muchas fábricas de baterías de plomo y ácido han sido cerradas en Zhejiang desde que la prensa de la región publicó los casos de niños y adultos envenenados.

El de China es un escenario que se repite cuando una sociedad antepone el crecimiento económico a la protección medioambiental y ésto termina revirtiéndose en su contra. Los mismos dirigentes políticos que fueron laxos en el hacer cumplir la normativa medioambiental, hoy día están preocupados por la inestabilidad social que el descontrol de la situación ha causado.

China es el mayor productor y consumidor de plomo y un 75 por ciento de esa producción está destinada a la fabricación de baterías.

La exposición lenta y continuada que produce la contaminación por plomo causa daños severos al cerebro, los riñones y el sistema muscular, nervioso y reproductivo. Los niños son especialmente vulnerables a este metal porque absorben el 50 por ciento de la cantidad de la contaminación a la que están expuestos, las consecuencias, son problemas de crecimiento y desarrollo del cerebro.

Te puede interesar

Escribe un comentario